Cómo abrir una farmacia

Abrir una farmacia no es tan fácil como otro tipo de negocios, ya que hay que cumplir una serie de requisitos, se  deben seguir unos pasos establecidos y la inversión necesaria es bastante alta. Por eso, en este artículo te vamos a explicar cómo abrir una farmacia.

Requisitos para abrir una farmacia

El requisito fundamental para poder abrir una farmacia es contar con el título en Farmacia, ya que es necesario disponer de esta titulación para poder ejercer la actividad. No obstante, no es el único requisito que se debe cumplir para poder montar una farmacia.  Porque no sólo basta con tener el título se debe estar colegiado.

Además, se debe conseguir la licencia de farmacia, una concesión administrativa que concede Sanidad, concretamente  las Consejerías de Sanidad de las Comunidades Autónomas. Y hay que tener en cuenta que la obtención de la licencia no es nada económica, porque hay licencias de nueva expedición y licencias de traspaso. Para que te hagas una idea del precio te recomendamos leer un artículo de El Economista de 2018 en el que el precio de las licencias se disparó ese año hasta los 600.000 euros.

El local elegido para poder albergar el negocio debe cumplir también una serie de características. Porque por ley en España solo se puede abrir una farmacia con carácter general por cada 2800 habitantes. Y debe haber una distancia mínima de 250 metros entre una farmacia y otra.

Así, una vez seleccionado el local comercial para la farmacia el contrato de arrendamiento y el plano del espacio debe ser sellado por el Colegio de Farmacéuticos.

Inversión necesaria para abrir una farmacia

Pero además de todos los requisitos que hay que cumplir y documentación que se debe disponer se requiere de una gran inversión para poder comenzar la actividad. Dejando de lado las licencias, gastos de alquiler de local y personal hay multitud de elementos que se debe tener.

  • Stock de medicamentos

Por supuesto, para abrir una farmacia se requiere disponer de un stock de medicamentos básico. Hay que indicar que en el caso de los traspasos se suele vender la farmacia íntegra, con el stock de medicamentos disponible, el mobiliario y el personal. Por lo que puede ser la mejor opción si se quiere comenzar a trabajar cuanto antes y saber exactamente cuál va a ser la inversión necesaria.

  • Mobiliario

Otro elemento que no puede faltar en cualquier comercio es el mobiliario. En el caso de las farmacias debe haber mostradores para poder atender al público, estanterías para mostrar los productos, cajoneras para guardar los medicamentos y expositores. Pero este tan sólo es el mobiliario básico.

  • Cajas registradoras y CRM

La organización es fundamental en una farmacia. Y hoy en día se puede facilitar todo gracias a la tecnología, ya que hoy en día hay complejos sistemas tecnológicos que permiten saber el stock de cada medicamento, cuándo se ha realizado el pedido de unas pastillas o la ubicación de un producto en el almacén.

Pero actualmente incluso hay farmacias inteligentes en las que los dependientes pueden introducir un medicamento y si hay stock, la máquina lo encuentra y a través de un sistema de cintas mecánicas lo deposita en un hueco determinado. Para que los farmacéuticos o auxiliares no pierdan tiempo buscando los medicamentos.

No obstante, este es el último sistema del mercado. La opción básica son cajas registradoras y ordenadores con CRM.

  • Bolsas de plástico y papel

Las bolsas de plástico y el papel son indispensables en cualquier farmacia para que los clientes puedan llevarse  sus recetas y productos con facilidad a casa. En este caso, lo mejor es apostar por productos económicos y de calidad al mismo tiempo.

“Las bolsas biodegradables compostables destacan en el mercado porque están hechas con materias primas procedentes del almidón de maíz o de patata. Y son perfectas para su uso en comercios porque destacan por su resistencia, flexibilidad y comodidad”, explican desde Bioplásticos Genil, empresa fabricante de bolsas de plástico baratas.

  • Báscula

Seguro que te habrás fijado que en muchas farmacias hay una báscula, pues es que muchas personas prefieren pesarse en estos establecimientos porque son máquinas más precisas que las comerciales que todos tenemos en casa. Por lo que no estaría mal instalar una en el establecimiento. Pero también se debe contar con una báscula para bebés, ya que en sus primeros meses de vida es conveniente saber su curva de peso.

Esperamos que este artículo te sirva de ayuda si estás pensando en abrir una farmacia. Como habrás podido comprobar no es sencillo, por lo que lo mejor es contar con asesores para que te vayan aconsejando cómo actuar durante todo el proceso.

Suscríbete a nuestra Newsletter